Skip to main content

HAPPICH abre su propia planta de producción

[Translate to Spanisch:] ©HAPPICH GmbH

de láminas pesadas en la República Checa

Corresponder rápidamente las necesidades individuales de los clientes

Wuppertal, Nýrany (CZ) octubre de 2016.
Durante más de 25 años HAPPICH ha desarrollado y suministrado a la industria automotriz productos de alta tecnología para el aislamiento acústico. Uno de estos productos en particular, la lámina pesada HAPPICH, también ha ganado cada vez más importancia en general. Se debe a que los conocimientos técnicos adquiridos en relación a este producto de alta tecnología, acústica y térmicamente muy eficaz, están empezando a tener relevancia también en otras industrias, por ejemplo, en el sector de los suelos de las edificaciones comerciales y privadas. Llegó el momento para el principal fabricante de equipamientos de interiores para vehículos comerciales de tomar en sus manos no sólo el desarrollo y las ventas, sino también la exigente producción de láminas pesadas y, por consiguiente, de montar su propia planta de producción.

Ambiente familiar
Este año, en su centro de ventas europeo de Nýrany (cerca de Pilsen) en la República Checa -un entorno conocido-, HAPPICH GmbH ha puesto en marcha su nueva planta de producción. Esta viene provista de una de las líneas de extrusión más modernas que haya. HAPPICH puede recurrir allí a unas estructuras bien establecidas y probadas Efectivamente, a sólo 30 kilómetros de la nueva planta, en Bor, se encuentran desde hace años el almacén central de HAPPICH y una oficina de ventas que atiende a los clientes de la República Checa, de Eslovaquia y de los países balcánicos.

Concepto de planta totalmente automática
“Se trata de la primera planta de fabricación de láminas pesadas que hayamos proyectado. Ahora está construida y produciendo de acuerdo con nuestras ideas y experiencia propias", apunta Marc Pelzer, socio gerente de HAPPICH GmbH. "Se ha diseñado sobre la base de un concepto de planta totalmente automatizada. Tiene suficiente capacidad, así como la posibilidad de cambiar rápidamente las composiciones - y por consiguiente suficiente flexibilidad para realizar casi cualquier requisito del cliente en el menor tiempo posible". La distribución desde Nýrany a toda Europa ha comenzado, y ya se han hecho las primeras entregas a China.

Ancho de extrusión de hasta 2000 milímetros
La instalación de producción completamente nueva ocupa un área de 120 por 36 metros. La línea de extrusión puede producir láminas con un ancho de producción de hasta 2000 milímetros y un espesor de 0,5 a 4 mm. La producción puede llegar a hasta 3000 kilogramos por hora, lo que equivale aproximadamente 2000 m² por hora, dependiendo del material. Todos los productos pueden fabricarse no sólo en dimensiones, materiales y colores individuales, sino también, por ejemplo laminados por una o ambas caras, impresos individualmente y estructurados . Están además incluidos el montaje, la paletización, el bobinado y mucho más.

3 millones de euros
Marc Pelzer piensa, por varias razones, que los tres millones de euros invertidos sólo para la nueva planta de producción - sin herramientas ni periféricos – han sido bien empleados. A la vista del aumento de los precios de la energía, las láminas pesadas especialmente eficaces desde el punto de vista térmico que se producen aquí son la primera opción. Permiten ahorrar una enorme cantidad de energía en el sector de la construcción, por ejemplo, cuando se utilizan como capas inferiores bajo parqué y madera o laminado, pero también bajo suelos de cerámica y piedra: Su resistencia térmica es tan baja que el calor de los sistemas de calefacción por suelo radiante puede ser conducido más fácilmente. Las habitaciones no sólo se calientan más rápido, sino que también se mantienen calientes por más tiempo. Se ha demostrado que un tercio de la energía de calefacción puede ser ahorrado de esta manera. Además, las láminas pesadas también son impresionantes en términos de sostenibilidad y compatibilidad medioambiental: su material mineral es 100 por ciento reciclable y casi neutro en CO2.

 

Volver